lunes, 9 de septiembre de 2013

Ragusa


Casi por una cuestión de tiempo no llegamos a conocer la ciudad de Ragusa. Tuvimos que reorganizar la ruta para darle una noche y una mañana y no nos arrepentimos. Impresionante llegar  al anochecer con todas las luces de las casitas que rodean y descienden de la colina.

Cenamos en una trattoria típica de Ragusa en la parte superior de la ciudad y dedicamos la primera parte del día siguiente a recorrer Ragusa Ibla (inferior) que es la más antigua. Un laberinto de callejuelas con una predominante arquitectura barroca.

Estrené un vestido que me compré a un precio de risa en santo spirito vintage hace algún tiempo, sombrero para soportar el calor y sandalias planas para no parar de recorrer a ciudad. Y como no, otra granita para refrescar!


¡Buen lunes para todos!










Vestido: Santo spirito vintage
Sandalias: Natura
Sombrero: Asos
Bolso: Compañía fantástica

1 comentario

  1. Te das un aire súper romántico y a la vez elegante. Qué bonito el vestido. Por cierto me he comprado unas sandalias doradas súper parecidas, por fin tengo sandalias planas!! jaja besitoos nena

    ResponderEliminar

Send me an email
Follow on Twitter
Like It
Facebook
Instagram